El gran castigo para los tramposos de Warzone

Raven Software, la empresa desarrolladora del battle royale de Call of Duty, vetará a los hackers baneados de Warzone del nuevo COD Vanguard.

El nuevo shotter bélico de Activision llegará cargado de novedades, como ya pudisteis ver en nuestro análisis de la presentación de Call of Duty Vanguard. Sin duda, una de las novedades más celebradas fue el anuncio del aclamado anticheats, que llegará al juego junto con un nuevo mapa llamado «Pacífico». Este sustituirá a Verdansk en una nueva actualización.

La desarrolladora se ha puesto las pilas con las numerosas peticiones de la comunidad para poner remedio a todos los cheats que circulan por la web y que tan fácil se instalan en el PC para conseguir kills, ya sea a través de aimboot, aimassist o wallhack y que llegaron a poder colocarse en las versiones de consolas, arruinando la experiencia del usuario y generando desconfianza ante cualquier jugador que hiciera una buena jugada.

Raven Sofware realizó varios baneos masivos para intentar atajar el problema. Si bien no consiguieron mucho por la enorme cantidad de hackers y la posibilidad de que se hicieran otras cuentas para seguir jugando, ahora han conseguido darles un merecido castigo. La empresa ha anunciado que todos los jugadores vetados de Warzone no podrán jugar a Call of Duty Vanguard y ya lo han demostrado, prohibiéndoles acceder a las betas, cómo vemos en las siguiente imagen.

Y lo mejor de estos baneos es que ya no solo afectarán a la cuenta del jugador, si no a todo el hadware, impidiendoles volver al Call Of Duty a través de una nueva identidad.

Esperamos que con estas medidas por fin tengamos un Warzone limpio, que nos de todas las garantías de un auténtico juego competitivo en el que los jugadores puedan demostrar lo que valen sin miedo a que ningún cheto le arruine la partida.

Mientras llega el anticheats, en SOG Esports seguiremos ofreciendo los mejores torneos Warzone libres de hacks, en la que empleamos medidas como obligar a mostrar el task manager y analizando cualquier jugada sospechosa que nos hagan llegar los participantes de nuestras competiciones.